lunes, 25 de julio de 2011

Remembering: Twin Peaks.

Hoy quiero recuperar de la memoria esta genial serie. Una serie que, si bien en su época no seguí con mucha atención ocupado como estaba en asuntos colegiales y preadolescentes, si que me dejó cierta huella tras ver algun capítulo suelto; alguna imagen por aquí y por allá, o incluso algún que otro comentario a mi alrededor del tipo: ¿qué demonios pasa con el gigante y el enano?, o ¿y quién la habrá matado?.

Y es que ante todo, Twin Peaks fue una serie de esas que marcan a una generación. Y si no lo creeis podéis hacer el siguiente experimento empírico y decidme los resultados:

    1. Seleccionad un sujeto objeto de estudio, al que llamaremos, por ejemplo,  A. (Este sujeto a de tener de 50 años en adelante).   
    2. Seleccionad otro sujeto objeto de estudio, al que llamaremos B. (Aquí conviene que el sujeto tenga entre 30 y 40 años).
   
    3. Una vez seleccionados los sujetos de estudio y por separado, para evitar el condicionamiento en sus respuestas, realizad la siguiente pregunta, solicitándo al sujeto en cuestión que complete la siguiente frase:
¿Quién mató a ..............?

Ante esta pregunta, el sujeto de más edad normalmente contestará "Liberty Valance", mientras que el sujeto de estudio más joven responderá casi siempre "Laura Palmer" (en este caso es ligeramente significativo el índice de respuestas relacionadas con el supuesto asesino de Kurt Cobain).
                  (Nota: Puede reforzarse positivamente al sujeto una vez concluído el experimento).

Bueno, ahora hablando en serio.

Veinte años después (año arriba, año abajo), por fin he visto la serie. Lo primero que cabe destacar es la cabecera, (cuya melodía es universalmente conocida por todo hijo de vecino), que conseguía que cada vez que ponía un capítulo me transportara a tiempos pretéritos. Unos tiempos que van quedando sepultados en mi memoria a medida que va pasando el tiempo.

Una melodía, por cierto, realizada por el compositor Angelo Badalamenti. Un compositor que tiene una dilatada carrera como compositor para cine y televisión.


Ya sé que hoy en día hay un montón de series interesantes que ver, pero si no habéis visto Twin Peaks, creo que no deberíais dejar de verla. La serie supuso un antes y un después en cuanto a como desarrollar una historia por capítulos. Consiguió que se reinventase la manera de hacer series de TV.

Es la serie madre, la semilla de origen de muchas de las series de más éxito con las que disfrutamos hoy en día.

Se extrenó en 1.990, en los U.S.A. y estuvo dirigida por David Lynch y Mark Frost. Estaba dividida en dos temporadas. La primera con 8 capítulos y la segunda temporada que constaba de 22.

La primera temporada se centra en el asesinato de Laura Palmer y cómo el agente del FBI, Dale Cooper, llega a Twin Peaks con la intención de resolver el caso. Aunque la trama principal es la resolución de dicho caso, existen otras muchas tramas de distinta complejidad enmarañadas con la historia principal y que incluso a veces subyacen entre líneas, apenas mostradas al espectador. Tramas que a veces rayan lo absurdo, pero que no dejan de ser geniales por su originalidad. 

La segunda temporada tiene más altibajos. Muchos fans aluden que tras el descubrimiento del asesinato de Laura Palmer, en un capítulo, por cierto, magistral, la serie perdió todo su encanto y su ritmo inicial, y es que pese a que mantiene un buen hilo argumental tras la incorporación de la trama de Window Earle, la serie ya estaba herida de muerte.

Parece ser que la productora presionó al Sr. Lynch para que revelara al asesino. Esto, unido a otros compromisos que tenían entre mano los directores, generó que la serie poco a poco fuera perdiendo interés y su hilo argumental se fuera haciendo más oscuro y pesado, hasta el punto de terminar por no gustar a casi nadie.

La serie fue cancelada tras el capítulo 22 y lo hizo cerrando con raro capítulo lleno de extrañas secuencias pseudoconceptuales, difíciles de interpretar, que te dejan un tanto atónito.

Al cabo del tiempo, el Sr. Lycho dirigió una película, "Twin Peaks: Fuego, camina commigo". Una precuela en la que se contaba los últimos días con vida de Laura Palmer y en la que se daba explicación a algunas de las cosas que se contaban en la serie.

Ni que decir tiene que la película tampoco convenció a los fans, que lo vieron incluso como un sacrilegio hacia el espíritu original de la serie. Personalmente creo que la película no tiene esa frescura y originalidad de la serie y realmente no aporta nada nuevo, salvando quizás el que podemos conocer un poco más a Laura Palmer.  
  
La serie tiene unos personajes carismáticos y extravagantes que no dejarán indiferente a nadie. Cada personaje aporta ciertas particularidades que dotan a la serie de una riqueza y posibilidades enormes. Un elenco de personajes encarnados en actores geniales, de entre los que me vais a permitir que destaque a Ray Wise, el actor que interpreta a Leeland Palmer, padre de Laura.
Ray Wise - Leeland Palmer
Eso si, sin desmerecer a ninguno de ellos por que ya os digo que en su conjunto son todos geniales.

Por cierto, antes hablé de la melodía de la cabecera de la serie, compuesta por Angelo Badalamenti, aunque me gustaría destacar que la serie tiene un acampañamiento musical que raya lo sublime. Las melodías siempre dispuestas y pensadas para estar al servicio de las historia se acoplan como un guante a lo largo de toda la serie.

Curiosidades de la Serie:

    - El propio David Lynch interpreta al Agente Gordon Cole, el agente del FBI sordo.

    - El personaje de Bob fue introducido en la serie durante el rodaje. El actor que lo interpretó era en realidad un trabajador de los estudios que apareció sin querer reflejado en un espejo en una de las escenas. David Lynch decidió incorporarlo a la serie al quedar impresionado por el resultado final de ese reflejo.

    - Otro personaje enigmático es Margaret Lanterman, la mujer del leño. Este personaje nace a raíz de una apuesta con Jack Nance, en la que Nance le apostó a Lynch que no se atrevería a introducir ese personaje en alguna de sus obras.

    - Las escenas en las que aparece el estrambótico enano bailarín están rodadas al inverso para provocar ese efecto fantasmagórico. Michael J. Anderson aprendió a caminar siendo ya adulto y desde joven perfeccionó la habilidad de hablar al revés.

    - El nombre de Dale Cooper podría estar inspirado en D.B. Cooper,  el hombre que en 1971 secuestró un avión desde el que saltó en paracaídas y con 200.000 dólares pegados al cuerpo. Nadie lo volvió a ver jamás, pero cerca de donde se supuso su aterrizaje se encontraron una serie de billetes como los utilizados en el rescate perfectamente alineados. En la serie americana Prision Break,  el personaje de Charles Westmoreland, resulta ser D.B. Cooper.

    - La serie sirvió de inspiración para el videojuego The Legend of Zelda: Link's Awakening.

    - Las ciudades de Snoqualmie y North Bend, en Washinton, donde se realizaron las primeras localizaciones para Twin Peaks, están a sólo unos kilómetros de la población de Roslyn. En esta última ciudad fue donde se grabó la serie Doctor en Alaska (por cierto una de mis series favoritas), fuertemente influida por Twin Peaks, hasta el punto de rodar un fragmento de un episodio que era una clara parodia de la serie de Lynch y Frost.

    - El grupo español Los piratas hizo varios guiños a la serie durante su carrera, desde la portada de su álbum Relax, pasando por las canciones Laura (del disco Sesiones Perdidas) o Audrey (perteneciente a Relax).

Es interesante citar también la aparición de alguna bibliografía relacionada con la serie como por ejemplo:

    - The autobiography of F.B.I. Special agent Dale Cooper: My life, My tapes. Escrito en 1991: escrito por Scott Frost. Es una recopilación de las transcripciones de las cintas de audio del agente Dale Cooper desde su infancia hasta el día en que se le asigna el caso de Laura Palmer. El libro incluye información sobre la familia de Dale Cooper, sus primeros tropiezos amorosos, su obsesión con el FBI y explora su relación entre él, Window Earle y su esposa.

    - The secret diary of Laura Palmer. Escrito por la hija de David Lynch, Jennifer Lynch, en 1990. Lynch escribe el apasionante retrato de la doble vida de una adolescente, que oscila entre un mundo de prostitución y abuso de drogas y su vida como chica popular de instituto. Publicado durante el verano que transcurre entre las emisiones originales de la primera y segunda temporada, el libro da a los seguidores de la serie más información sobre la oscura vida de Laura Palmer, incluyendo su relación con el personaje de Bob.

    - Twin Peaks: An access guide to the town: De 1991, es el más humorístico de los libros. Es una parodia de la típica guía del viajero, publicada por la Cámara de comercio de Twin Peaks.

En resumidas cuentas, me alegro de haber podido ver por fin esta serie, que en ocasiones roza la genialidad más absoluta, aunque es cierto que a veces la cara de tonto no te la quita nadie. Si no la habéis visto, hacedlo, pues aparte de pasar un buen rato disfrutándo de la serie, desarrollaréis el gusto por el café bien hecho y las tartas de cerezas.

7 comentarios:

Alber Komatsu dijo...

La verdad es que la serie está muy bien. Como comentas, yo soy uno de los que piensan que pierde el encanto tras descubrirse quién mató a Laura Palmer, pero aun así, disfruté mucho con ella.

Sobre lo que comentas de Link´s Awakening, no tenía ni idea. Y mira que soy un friki de esta saga. De hecho, en unos días me iba a empezar dicho juego (el único Zelda que aún no había jugado).

El gran fallo de Twin Peaks es, a mi modo de ver, el doblaje. Muchas situaciones quedan ridículas por las voces. Al haberla visto doblada, no sé si era intención del director que quedase así o es un error garrafal de doblaje.

Si os ha gustado Twin Peaks, os recomiendo The Killing. La premisa de la que parte es la misma, pero sin cosas surrealistas. Es una serie que enlaza a la perfección la investigación e la policía con el sufrimiento (muy crudo y real) de una familia.
En España se estrena en otoño, con una primera temporada de trece capítulos.
Está basada en una serie sueca (creo recordar), pero sólo hasta cierto punto.
Ha sido una de las grandes sorpresas de este año, llegando a estar presente en los Emmy.

Jorge dijo...

Audrey... amor a primer cambio de zapatos... y el rabo de las cerezas y esos labios muy rojos...

Otros recuerdos de la serie:

las cortinas que no tenían que hacer ruido, el leño, los lloros de Andy, la máscara en el burdel, las pelotas de ping pong...

No se volvió a hacer ficción televisiva igual después de esto.

Anónimo dijo...

Tomo nota yo tambien Sr.Komatsu ;)

Me parece genial la reseña que has hecho Sobrasada.... y sobre todo me ha parecido interesantísimo los puntos que has desarollado con esas curiosidades tan curiosas jajaja :P

Y si, puedo decir que, yo que rondo la treintena... terminaría la frase con Laura Palmer, sin embargo... nunca se me olvidará como entre bromas mi padre de pequeña hacía alusiones a la muerte de Liverty Valance....que por cierto, a ver si veo ese clásico ;)

Que tengas un buen día..... la Srta. Rock&Roll

Sobrasada Cósmica dijo...

Alber, el doblaje, como bien pudimos ver el Sábado es el problema de casi todas las series y películas de hoy en día. Parece mentira que se de importancia a tantas y tantas cosas en las producciones audiovisuales y que el doblaje se quede relegado a un segundo o tercer plano...

Tomo nota de tu recomendación.

Hola Jorge, tenía recuerdos inconexos de la serie. Aún así, creo que es una serie que no ha perdido su frescura aunque hayan pasado unos cuantos años.

¡Gracias Srta. Rock&Roll!

Tomaremos nota y veremos a ver si podemos encontrar "El hombre que disparó a Liberty Valance".

A lo mejor nos llevamos una sorpresa.

Un saludo a todos y gracias por comentar

Jorge dijo...

Buscar y ver "El hombre que mató a Liberty Valance" es de obligado cumplimiento para este verano. Pedrazo de peliculón sobre el mito, la historia, la política, el pasado, el futuro, el periodismo, la integridad, la amistad, el amor y todo, cochones ya. Una película compleja y sencilla a la vez como solo podían hacerla los clásicos. Y más, como sólo podía hacerla John Ford.


Vamos, que es una película que me gusta mucho y que no cansa verla. Cine clásico más moderno que mucho de lo que se estrena ahora mismo.

Sobrasada Cósmica dijo...

Pues no me digas más Jorge.

La pongo con caracter prioritario de cara a las vacaciones, que por cierto ¡¡ya tengo a la vuelta de la esquina!!

Un saludo y aprovecha bien lo que te queda de vacaciones, que se acaban enseguida :S

Jolan dijo...

No sabía que llegado un momento tuviera que ser cancelada... ¡Quién lo diría, siendo el fenómeno que fue! Hoy día, ya una serie de mediano éxito abarca fácil tres o más temporadas.

Sólo recuerdo haber visto la primera temporada y poco de la segunda. Supongo que hasta el momento en que se descubría el asesino, y es que, tienes razón, en adelante perdió mucho interés, y más cuando el sr. Lynch se empezó a ir por los cerros de Úbeda. Hoy día, ya es una nebulosa en mi memoria y se me han olvidado cantidad de detalles.

Casi todo el mundo flipaba con Audrey; a mí, fíjate, casi me tiraba más ¿Donna? (ya no me acuerdo bien del nombre) que interpretaba Lara Flynn Boyle, aunque fuera más sosilla.

Yo últimamente también estoy un poco 'serialero'. Ando viendo Misfits, y tengo pendiente Juego de Tronos, que me pondré a ver en cuanto me termine el libro.