jueves, 1 de julio de 2010

De vuelta de todo.

¡Hola, hola!.

Después de este pequeño parón bloguero, motivado por varias y diversas causas como son, entre otras: ataques de alergia mortal, calores y sofocos estivales, exámenes de fín de carrera, quehaceres domésticos y laborales, y varias cosas más, vuelvo para dejar una pequeña reseña del último libro que he leído y que me compré casi sin querer hace unos días, en la Casa del Libro.

Ésta obra en concreto es "El Señor de los Anillos y la filosofía". Libro que ha sido coordinado por Gregory Bassham y Eric Bronson. Consta de diversos artículos escritos por ellos y varios colaboradores más, en los que se analizan distintas corrientes filosóficas del mundo real, latentes en los libros de Tolkien.

La gran mayoría son filósofos y buenos conocedores del universo Tolkien, por lo que el resultado final es una buena obra, coherente y consistente en la que se desgranan, como comentaba antes, los pensamientos de Tolkien y las teorías filosóficas que dejan translucir sus novelas fantásticas.

La verdad es que al principio dudé pues, ¿qué sentido tiene intentar encontrar aspectos, ideas, creencias, etc., del mundo real en un mundo fantástico?, ¿no es acaso intentar buscar tres pies al gato?, ¿realmente es necesario saber que pensaba Tolkien para disfrutar de una novela como El Señor de los Anillos?.

Evidentemente no es necesario entender o saber que ideas yacen en los cimientos de El Señor de los Anillos. Y ciertamente, poco sentido tiene tratar de ver si hay conceptos Platónicos o Aristotélicos en la Tierra Media, o si la idea de Nietzsche del superhombre es aplicable o no a los héroes de la Compañía, o incluso si la novela es o no una alégoría cristiana.

Si se piensa con frialdad, son aspectos que a los aficionados a Tolkien nos van a dar un tanto igual. La narrativa de Tolkien gusta de por sí, sin necesidad de nada más que lo que se lee.

Con todo y con eso, he de decir que la lectura de este libro me ha parecido interesante. Pero nada más. El hecho de tratar de encontrar aspectos y teorías filosóficas en la Tierra Media, me parece algo forzado, y más, cuando creo que, probablemente Tolkien, en la mayor parte de la novela, no buscase reflejar ninguna teoría concreta a través de sus novelas. Salvo quizá la lucha entre el bien y el mal (aunque no concebida desde un punto maniqueísta), el amor a la naturaleza o la concepción de un ser superior, que está por encima de todas la demás criaturas.

En resumidas cuentas, es un libro más, que intenta seguir sacando beneficio del filón de Tolkien y que nos permite atisbar sus novelas con otros ojos, pero que tampoco tiene mucha razón de ser, salvo la simple satisfaccion de la curiosidad.

Gracias por leerme y saludos a todos.