miércoles, 13 de abril de 2011

Corazón de Arlequín. Neil Gaiman.

Hoy vengo con esta pequeña novela gráfica de Neil Gaiman, que se lee prácticamente en un santiamén. De hecho, antes de que te des cuenta, estarás rebuscando a lo largo y ancho de tus estanterías otra cosa que leer, porque ya te la habrás terminado.

De todas maneras, aunque es cierto que la lectura es rápida y fácil, que nadie se lleve a engaño, ya que la historia tiene mucha miga. Bueno, quizás más que la historia en sí, podríamos decir el transfondo de la misma.

En primer lugar, cabe destacar que  "Corazón de Arlequín" es un cómic basado en el relato corto homónimo, publicado en el libro recopilatorio "Objetos Frágiles" también de Gaiman. En este cómic, Gaiman adapta el guión, dejando el apartado gráfico en manos del dibujante John Bolton.

Antes de seguir, y ya que hablo del dibujante, comentaré que el dibujo de Bolton es de corte realista, y destacan sobre todo sus personajes en contraprestación con los fondos, que normalmente aparecen un poco difuminados. Es una forma curiosa y efectista de conseguir que los personajes resalten por encima de lo demás.

Corazón de Arlequín es un guiño a la Commedia dell'Arte italiana. Un movimiento surgido allá por el siglo XVI. Este movimiento consistía fundamentalmente en la representación de pequeñas obras de teatro, fundamentalmente improvisadas, en las que aparecían una serie de personajes arquetípicos, los cuales, aún cuando las historias que se contaban fuesen distintas, siempre mantenían esquemas de comportamiento similares.

Las obras estaban divididas en tres actos, y la temática se correspondía normalmente con enredos amorosos. Todos los personajes llevaban antifaz o media máscara exceptuando normalmente a los enamorados. Otra peculiaridad es que  casi siempre eran representados por actores, incluídos los personajes femeninos. Normalmente en cada obra podíamos encontrarnos con los siguientes personajes, entre otros:

La Colombina: Solía ser el único personaje sensato de la obra. Vestía un traje de época, lleno de petachos, aunque a veces se la representaba con un traje similar al del Arlequín. A menudo ayudaba a su señora a ganarse el amor de su enamorado.

Pantaleón: Normalmente era un viejo comerciante. Solía ser un tanto ávaro e inocente, y era por antonomasia el personaje al que siempre intentan burlar. 

Pierrot: Normalmente iba caracterizado con un traje blanco, un tanto holgado. Solía ser el sirviente de Pantaleón, aunque normalmente sus intereses no casaban con los de aquél. Buscaba fundamentalmente el confort y beneficio propios.

Arlequín: Su traje estaba lleno de rombos multicolores. Inicialmente los rombos eran parches que denotaban pobreza, aunque el personaje fue refinándose con el paso del tiempo. El Arlequín era un personaje masculino, de carácter cómico, que contínuamente hacía bailes y piruetas sobre el escenario. Se trataba normalmente de un servidor humilde, a veces enamorado de Colombina y en ocasiones rival de Pierrot. 

Bueno,sé que me dejo alguno en el tintero, pero creo que basta para que os hagáis una idea.

El caso es que Gaiman se basa en la Commedia dell'Arte, para traernos esta historia remasterizada en forma de novela gráfica. Si hay algo que he aprendido a medida que he ido conociendo sus obras, ya sean éstas en formato cómic, en libros o películas, es que, por decirlo de una manera genérica, tiene un gran conocimiento sobre la cultura popular, la mitología y las creencias religiosas. De hecho la gran mayoría de sus obras están salpicadas con referencias y personajes muy variopintos dentro del abanico de posibilidades que la imaginería popular pone a su disposición. No hay nada más que fijarse en "The Sandman", o "American Gods", para darse cuenta de ello.

Incluso, además de tener un buen conocimiento sobre todos estos seres y personajes, Gaiman los maneja con mucha frescura. Normalmente los pone en situaciones en las que no estamos acostumbrados a verles(¿alguién se imagina a Odín conduciendo un viejo coche por una carretera estatal, o durmiento en un motel de carretera de algún pueblucho perdido en el corazón del estado de Minnesota?

El caso es que Gaiman, en base a estos clásicos personajes nos cuenta una historia moderna, adaptada a los tiempos que corren, aunque eso sí, de una manera un tanto peculiar y bizarra, como él nos tiene acostumbrados.

Y no os digo más, si os interesa descubridla por vosotros mismos, que seguro que os sorprenderá.