jueves, 28 de febrero de 2008

HOY ESTOY MUY CANSADO...

Y por eso no me apetece escribir. Y como no me apetece escribir pues no lo hago. Hay días en que después de las obligaciones diarias como el trabajo, las clases, el estudio, las labores domésticas, etc, noto que al día le faltan horas por todos lados. Y a medida que estas avanzan, mi cuerpo se va quedando falto de energías, con lo que llego a entrar en reserva mientras el piloto rojo se me enciende, dándome el oportuno aviso.
Noto que llevo una temporada en que voy con las fuerzas justas, al tran tran, a medio gas o como quieras llamarlo. En estos momentos es cuando aprovecha la rutina para agarrarme del cuello, y apretar hasta dejarme medio axfisiado. Ahí es cuando algo brota en mi interior y dice -¡Huye!.
Y necesito huir. Salir, escapar, aunque sea por un día, de esta rutina y coger oxigeno para aguantar la siguente embestida.
En fin que la desconexión es buena y necesaria, por que si no se nos puede freir la fuente de alimentación y yo necesito desconectaaaaaarrr!.
En resumen, que hoy no me apetece escribir, y por eso no lo hago.