domingo, 27 de marzo de 2011

Planetary: de Warren Ellis y John Cassaday.

Hay ocasiones en las que un cómic irrumpe en el panorama comiquero dejando tras de sí una estela difícil de seguir. Son obras que sorprenden, bien por el momento concreto en el que aparecen publicadas o bien por su temática, su excelente guión o su llamativo dibujo. Y Planetary sin duda alguna es uno de esos cómics.

Guionizado por Warren Ellis (Stormwatch, The Authority, Astonishing X-Men) y dibujada por Jonh Cassaday (Hellboy, Astonishing X-Men), ha sido recientemente publicado en España por NORMA en dos tomos recopilatorios de tapa dura, aunque la serie se estuvo publicando en los USA desde 1.999 a 2.008.

Inicialmente se concibió como una serie mensual, aunque poco a poco fue perdiendo ese empuje tan regular, debido fundamentalmente a que los autores querían ante todo realizar una obra de calidad, que reflejase fielmente lo que tenían en mente, evitando que la presión ejercida por la editorial para publicar a tiempo pasase factura a la obra. Así pues, tanto Ellis como Cassaday decidieron (sabiamente) apostar por lo bueno en vez de lo mucho. Y acertaron.

Esto, así visto, está muy bien; ahora que podemos acceder a toda la colección en dos tomos y podemos disfrutar de ella al completo sin necesidad de esperas eternas entre número y número. Aunque imagino que a los que siguieron la colección en su momento debería desesperarles un poco el no saber cuando iba a salir el próximo número.

Así las cosas, los autores se tomaron su tiempo para desarrollar tanto el argumento como el apartado gráfico y eso se nota con creces.

La serie es fundamentalmente una historia de ciencia ficción con tintes aventureros. Recupera un poco la esencia de las historias de películas de serie B, así como personajes sacados de los clásicos de aventuras, como "20.000 leguas de viajes submarino" o "Tarzán". Se asemeja un poco a lo que Alan Moore hizo con "The League of Extraordinary Gentlemen"; usando personajes de aquí y de allá, para configurar una historia profusa en detalles. Cualquier persona con un poco de culturilla general y conocimiento sobre estas historias, podrá encontrar analogías y referencias a dichas obras por doquier. Eso sí, algunos de los personajes están convenientemente matizados, de cara sobre todo a ahorrarse ciertos royalties.

La historia comienza junto a Elijah Snow. El Sr. Snow es un "bebé del siglo", es decir, una persona que nació el uno de Enero de 1.900. Resulta que ciertos bebes que nacieron en esa época desarrollaron ciertas habilidades especiales que les permiten entre otras cosas ser muy, muy longevos.

El Sr. Snow, puede congelar cosas a su voluntad. Estos bebes del siglo son una especie de creaciones que la madre naturaleza realiza al inicio de cada siglo, para autodefenderse. Es decir, estos seres se dedican a velar por la naturaleza y sus secretor. Como dice el lema de Planetary: "Es un mundo extraño, mantengámoslo así".

Por cierto, Planetary es una suerte de organización paramilitar internacional y extraterrenal que se encarga de velar por la creación y los secretos del Universo.

El Sr. Snow cuenta con unos hábiles y poderosos aliados al margen de toda la tecnología de la orgacización para la que trabaja. Éstos son Jackita Wagner (una especie de Hulka) y The Drummer, el cual es capaz de leer cualquier tipo de información, ya sea física o psíquica y decodificarla convenientemente.

Hay otros personajes interesantes, que saldrán de vez en cuando, pero esos os dejo que los descubráis vosotros mismos... si queréis.

Por último, caba destacar que los enemigos en potencia de Planetary son "Los Cuatro". Una especie de cuatro fantásticos malignos, que quieren trascender a la realidad que conocemos y pasar a un plano astrofísico en el que poder dominar toda la creación... o bueno, al menos esa es la conclusión que yo he sacado.

La verdad es que Planetary es tan complejo, que cuesta entenderlo todo con una sola lectura. Al menos a mí así me lo parece. Escribo estas líneas habiéndolo leído una sola vez, y ahora estoy sumido en una relectura más minuciosa que me ayude a entender de una manera más global el vasto concepto de Planetary, que no es moco de pavo.

Si quereis disfrutar, dejaos atrapar por esta historia, que, aunque compleja, es bastante entretenida e interesante, de la que además de pasar un buen rato, seguro que aprenderéis alguna cosa interesante.

¡Saludos!