martes, 2 de marzo de 2010

Ikigami. The Ultimate Limit.

Imagínate que vives en Japón en un futuro no muy lejano. Un buen día se presenta ante tu puerta un funcionario del gobierno y te comunica que te quedan 24 horas de vida. ¿Cómo se te queda el cuerpo?. Pues bien, ésta es la idea principal de este interesante manga, creado por Motoro Masé.

Probablemente este manga no sea de los más populares, contando con el aluvión de títulos en publicación que hay ahora mismo en el mercado y el índice de popularidad de algunos de ellos como Naruto, Bleach, Gantz, One Piece y algún otro.
No obstante, creo que es un manga muy entretenido, que te invita a reflexionar sobre ciertos temas. Por eso me llamó la atención.

A grandes rasgos el argumento se desarrolla, como ya adelantaba al principio en un Japón de un futuro cercano. El gobierno ha instaurado una ley cuyo fin es asegurar la prosperidad del país y de sus ciudadanos. Es la llamada "Ley para el sostenimiento de la prosperidad estatal". Básicamente esta ley se aplica cuando los niños son escolarizados por pimera vez. En ese momento se les inocula una nanocápsula que en uno de cada mil casos provocará la muerte del individuo entre los 18 y 24 años de edad. Ésta vacuna es llamada la "Vacuna por la Prosperidad". De ésta manera, el gobierno controla la densidad de población, a la par que fomenta (así lo entiende el gobierno) que la población valore la propia vida y que se conviertan en perfectos ciudadanos.

El gobierno controla éstas muertes, de manera que 24 horas antes de que se produzca dicha muerte, un funcionario localiza al sujeto en cuestión y le entrega dicho comunicado de muerte o Ikigami. Ésta es la labor de el protagonista de la historia, Fujimoto.

Acompañando a Fujimoto iremos conociendo más aspectos sobre la ley. Conoceremos las distintas maneras que tienen las personas que reciben el Ikigami de afrontar su último día con vida. Aceptación, negación, alegría, tristeza, venganza, un montón de reacciones distintas que por lo menos a mí, me han hecho pensar bastante.

A lo largo de las distintas historias iremos asistiendo a un conflicto interno cada vez más intenso del propio Fujimoto, por entender y asimilar una ley que no parece ser totalmente ética. Pero habrá de tener cuidado porque el gobierno es de carácter autoritario y cualquier disidente corre el riesgo de ser inoculado con la misma vacuna...

Con este interesante planteamiento ha elaborado el Sr. Motoro un buen manga, sobrio y bien construido, que nos hara reflexionar sobe la vida y la muerte.

De momento han salido seis tomos y cada tomo consta de dos historias autoconclusivas, aunque mantiene como hilo conductor la evolución del personaje principal.
La recomiendo, porque creo que es entretenida y debido a los temas que trata, no dejará indiferente a nadie.