lunes, 10 de enero de 2011

And the first of the year is...

La Trilogía de la Niebla, de Carlos Ruiz-Zafón. Es un libro de la editorial Planeta, grandote donde los haya, que ha conseguido tenerme enganchado de principio a fin. Este paquidermo es por así decirlo una edición absolute, bastante cuidada.

El diseño de portada tiene una sobrecubierta, con una especie de ojo de pez, por la que podemos ver los dibujos de la cubierta interior; dibujos que, por otro lado, tienen relación con la temática de los libros que recoge, a saber:

- El príncipe de la Niebla.
- El palacio de Medianoche.
- Las luces de Septiembre.

El príncipe de la Niebla cuenta la historia de la familia Carver. Una familia que se ve impelida a huir de Londres cuando estalla la 2ª guerra mundial para refugiarse en una tranquila villa costera. Allí empezarán a vivir en una casa que antaño perteneció a una familia adinerada cuyo hijo murió en extrañas circunstancias. Pronto, Max, el protagonista, verá que dicha muerte está relacionada con un extraño personaje (el príncipe de la Niebla) que concede deseos a cambio de un alto precio...

El palacio de medianoche sitúa la historia en Calcuta. Unos chavales criados en un orfanato se verán envueltos en una trama que puede costarles la vida. Pronto, uno de los chicos (Ben), se verá involucrado en dicha trama como parte crucial de la misma. Sabrá que tiene una hermana gemela y aistirá atónito a cómo un pasado, desconocido hasta el momento por él, viene a su encuentro reencarnado en un espítiru vengador...

Por último Las luces de Septiembre, tiene una temática un tanto similar a la primera. Una familia parisina y acomodada, se ve caída en desgracia a la muerte del padre y cabeza de familia. Desde ese momento, la mujer y los hijos del fallecido se verán acosados por abogados, acreedores y cobradores de innumerables deudas que dejó el hombre en vida, llevándolas al extremo de empujarlas a la miseria.

Un buen día, un extraño personaje las proporcionará un trabajo en una pequeña villa de la costa de Normandía. Es un fabricante de juguetes que vive en una mansión plagada de autómatas que él mismo construye. La mansión es igual de alucinante que tenebrosa y pronto aparecerá una sombra misteriosa con sed de venganza...

Bueno, no digo más. Si habéis leído algo de Ruiz-Zafón, habéis de saber que estos tres libros, aunque previos a sus archiconocidos "La Sombra del Viento" y "El juego del Angel", tienen ya ese estilo característico Ruizafoniano y aunque sus temáticas son distintas, comparten ciertos elementos comunes.

Los libros poseen un halo de misterio constante. Abundan las revelaciones de hechos pasados que vuelven a reproducirse en el presente de los personajes. Las historias están barnizadas con ese toque gótico y oscuro que caracteriza al autor. Incluso aparece algun personaje que luego el escritor desarrollará en profundidad en el universo del "Cementerio de los libros olvidados".

Como bien dice una cita de la sobrecubierta, es un libro que enganchará a nuevos lectores y que hará disfrutar igualmente a los más consumados. Aunque es un libro de corte juvenil, vale para todos los públicos.

Es curioso pero mientras lo leía me acordé en más de una ocasión de "Los escarabajos vuelan al atardecer" de María Gripe, que leí cuando eran un tierno adolescente y con el que veo ciertas similitudes, sobre todo en cuanto a la última historia.

Bueno, nos os doy más la barrila. Leedlo, si no lo habéis hecho aún, que os hará pasar un buen rato.

Saludos de primeros de Enero.