jueves, 15 de enero de 2009

FESTÍN DE CUERVOS.

"Festín de cuervos" es el último libro publicado hasta la fecha de la saga "Canción de hielo y fuego", de George R.R. Martin. Es el cuarto libro de una colección que se compondrá de siete tomos. El primer tomo llegó a mis manos hace un año y pico, en un ínterin lectoral. Un momento de esos en los que no tienes nada que leer y decides indagar a ver que es lo que hay por ahí. Así pues, leí una critica muy favorable y decidí sumergirme en los Siete reinos de Poniente.

La primera impresión es de ser un libro condenadamente adictivo, a poco que empiezas a leer, enseguida quieres más y más. Los tomos son grandotes, pero se hacen pequeños.
Desde las primeras páginas te sumerges en la historia y Martin, con gran habilidad, teje una brillante historia con un fino hilo argumental que deja casi sin respiración, tan rica en detalles que otorga mucha verosimilitud a la historia.

Un aspecto muy interesante es la cantidad de personajes que aparecen y que desde el principio de la saga cada capítulo está hecho desde el punto de vista de uno de ellos, sea bueno, malo o regular.
Están bien trabajados, son ambiguos, muy humanos con sus virtudes y sus miserias. A veces sorprenden por actitudes o comportamientos que no esperas de ellos, desbaratan contínuamente el arquetipo de bueno y malo y nunca sabes como van a actuar a la vuelta de la página.
En resumidas cuentas, es una de las mejores novelas de fantasía épica que me he leído hasta la fecha, y probablemente la sitúe en el altar, a la derecha de "El señor de los Anillos".
Para acabar el tostón de hoy, diré que ya lo tengo, ahí, colocadito en la mesilla, deseándo incarle el diente en cuanto termine con el periódo "tiránico-examenil" en el que estoy sumergido desde hace quince eternos días.

Resumiendo, un libro que no se debe pasar por alto bajo ningún concepto.
Os dejo un enlace a la página personal del padre de la criatura, por si le quereis echar un vistazo.