jueves, 30 de diciembre de 2010

El cementerio sin lápidas y otras historias negras. Neil Gaiman.

Siguiendo la estela de Mr. Gaiman, hoy voy a dejar una breve reseña su libro de relatos "El cementerio sin lápidas y otras historias negras".

En primer lugar, sirva como introducción la que ya realicé con la última entrada. No voy a volver a comentar quién es Gaiman y todo eso, porque aún sin las breves pinceladas que dejé el otro día, creo que es un autor de sobra conocido para cualquier lector de fantasía que se precie.

Lo que si voy a hacer es poner una foto suya, para que le puedan poner cara aquellos que no le conozcan:

Neil Gaiman, en plena exaltación de la amistad con un bellotero milenario.

Bueno, al libro. Su edición anglosajona está titulada "M is for Magic" y evidentemente el título no tiene nada que ver con la traducción al castellano. Es un guiño y pequeño homenaje del autor hacia Ray Bradbury, escritor al que admira.

Si no me falla la memoria el libro está compuesto por once relatos de diverso corte. La verdad es que no se puede decir que todas las historias sean "negras". Las hay de todo tipo.

Personalmente destaco "El caso de los veinticuatro mirlos", novela detectivesca que hace referencias continuas a personajes de cuentos y canciones infantiles inglesas. Aunque a primera vista el lector español pueda sentirse deshubicado, viene plagado de notas a pie de página donde aclara todas las pequeñas dudas que pueden ir surgiendo. Me parece un relato bastante original.

"Caballeria": es un relato bastante gracioso, protagonizado por una anciana. La típica abuelita inglesa, que un día compra en una tienda de objetos y ropa de segunda mano el verdadero Santo Grial. A partir de ahí recibirá la extraña visita de un caballero medieval (Sir Galahad) que la agasaja con todo tipo de presentes para que le entregue el cáliz que tanto tiempo lleva buscando...

"La lápida de la bruja", es un relato que luego evolucionaría hasta convertirse en "El libro del cementerio", del que quedaría formando parte integrante como cápitulo 4.

Por último destacaría "El Precio". Cuenta la historia de un felino capaz de enfrentarse al mísmisimo Diablo. Es un relato que pone los pelos de punta. Bastante bueno.

En general todos los relatos están bien trabajados y trazados. Entretienen bastante y a grandes rasgos están muy en la línea de la obra de Gaiman hasta la fecha. Como ya dije con "El libro del Cementerio", es un libro que entretiene y cuya lectura no es en absoluto complicada. Qué diantres, al fin y al cabo no deja de ser novela juvenil, de esa, como dice Ruiz-Zafón: "para lectores jóvenes de 0 a 99 años".

¡Saludos a todos!