viernes, 17 de junio de 2011

EN NADAR-DOS-PÁJAROS, de Flann O'Brien.

FICHA TÉCNICA:

Título: En Nadar-dos-Pájaros.
Autor: Flann O'Brien.
Traductor: José Manuel Álvarez Flórez.
Tamaño: 13,5 x 22,5 cm.
Encuadernación: Rústica.
Páginas: 320 Págs.
PVP: 19,50 Euros.
ISBN: 978-84-92683-15-4

"En Nadar-dos-Pájaros" es un libro sorprendente. Es el segundo libro que leo de Flann O'Brien y, si bien no me ha gustado tanto como "El Tercer Policía", tiene una frescura y una originalidad que pocas veces he visto en un libro.

Flann O’Brien (de nombre real Brian O’Nolan), nació en Strabane, Tyrone, en 1.911 y murió en Dublín en 1.966. Trabajó para la Administración Pública desde 1.935 hasta 1.953 y colaboró durante 26 años en el Irish Times con el seudónimo de Myles na gCopaleen, ya que al ser funcionario no podía escribir con su nombre.

Los artículos que publicaba en el periódico parece ser que se caracterizaban por tener un estilo mordaz y trataban fundamentalmente de la política de su tiempo.

Su estilo y el argumento de sus libros son muy originales y fueron alabados por otros escritores como Samuel Beckett y James Joyce, quien, ya prácticamente ciego, leía sus novelas con la ayuda de una lupa. Joyce llegó a decir de O’Brien y de este libro: «Un escritor auténtico, con el verdadero espíritu cómico. Un libro realmente divertido».

Nórdica Libros ha publicado este libro junto con el resto de sus novelas: "El Tercer Policía", "Crónica de Dalkey", "La boca pobre" y "La vida dura".

Nadar-dos-Pájaros es un término traducido de manera literal del gaélico Snámh-dá-én. Hace referencia a un lugar situado en el centro de Irlanda, donde una leyenda cuenta que un héroe de las sagas antiguas mató a dos pájaros que estaban posados en el hombro de una amazona. La verdad es que el libro está lleno de símbolos irlandeses, que para los hijos de la unagrandelibrenonplusultra España, normalmente quedarán ocultos entre las sombras. 

¿Y de qué trata el libro?, os preguntaréis. Bueno, el libro trata de... de todo un poco. En él podemos encontrar varias historias, o retazos de historias que, si bien son paralelas e independientes, están interconectadas entre sí. Como decía antes, el autor habla y referencia ciertos elementos que a un no irlandés quizá se le puedan escapar, pero aunque estos matices puedan pasar inadvertidos no restarán ni un ápice de entendimiento y disfrute de la novela.

Por un lado tenemos una antigua leyenda irlandesa, por otro, se nos cuenta la historia de un joven estudiante sin nombre; brillante, pero bastante vaguete que en sus ratos libres disfruta escribiendo.

En tercer lugar, está el Sr. Trellis, personaje literario creado por el joven estudiante, que es a su vez escritor. El Sr. Trellis no abandona casi nunca su cama y va desarrollando una rocambolesca historia con unos personajes que terminarán por sublevarse contra él y hacérselas pasar canutas, pues se sienten maltratados por su creador.

A lo largo de la novela, al autor desarrolla una idea interesante y es que los personajes literarios deberían poder ser intercambiables entre novelas, de manera que si a alguien le sobra un personaje secundario, por ejemplo, una estanquera embarazada que tiene un parche en el ojo, lo pueda prestar para que interactúe en otra novela. En fin, cada cual que saque conclusiones. (Ojo, lo de la estanquera es cosecha propia, que nadie se compre el libro pensando en ella, que no aparecerá en la historia. Que luego no quiero desilusiones).

Hay que mencionar también a el Puca Fergus McPhellimey y el Hado Bueno que aparecerán a lo largo del libro para dejar, a mi juicio, las mejores perlas del libro. Mantienen unas conversaciones que harán reir a más de uno. A mi juicio, lo más brillante del libro sin dudarlo.

Desde mi punto de vista, este autor tiene una habilidad especial para trastornar cerebros. A cada golpe de página te encuentras con situaciones y conversaciones que se salen completamente del molde. Tanto es así, que según avanzaba en la lectura del libro, no podía evitar pensar que en ocasiones estaba ante un escritor fuera de serie, con un talento increíble para lo absurdo, mientras que en otras ocasiones pensaba que lo que leía era algo totalmente improvisado. Con este hombre, y tras habar leído dos libros suyos, aún me sigo preguntando: ¿sería un genio, o simplemente se está quedando con nosotros? Y sinceramente, aún no se que contestar.

Sólo puedo decir que sus libros hay que leerlos con una buena flexibilidad mental y pocos prejuicios. Esto se debe fundamentalmente a textos como los que siguen a continuación:

" El recién nacido, que al parecer se encuentra "la mar de bien", mide apróximadamente un metro sesenta de estatura, está bien formado, es moreno y se halla impecablemente rasurado. Tiene los dientes bien formados y sanos, aunque algo manchados de tabaco... Es muy habilidoso mentalmente, poseyendo un dominio excepcionalmente firme de la lengua latina y un conocimiento de la física que abarca de la ley de Boyle a la Célula de Leclanche...Parece que no es virgen, aunque hemos de admitir que resulta difícil confirmar con certeza este atributo en un varón..."

"Muchos problemas sociales del mundo contemporáneo, podrían resolverse fácilmente si la prole naciera ya criada, con dientes, madura, educada y en condiciones de abordar las oportunidades competitivas que hacen la administración pública y los bancos tan atractivos para los jóvenes ganapanes de hoy en día" .

"Mi verdadero nombre es Hado Bueno, dijo el Hado Bueno. Soy un hado bueno."

Bueno, podría seguir y seguir, pero terminaría transcribiendo el libro entero. Mejor dejaos atrapar por su lectura, aunque cuidado porque se pueden cortocircuitar los cerebros cuyo cuerpo calloso no tenga el tamaño conveniente...

Resumiendo, una novela escrita por un ¿genio? (EDITO: Etiquetación pendiente de veredicto hasta no haber leído más cosas suyas), algo exigente y confusa, pero tremendamente divertida. O, como dice el señor Eamon Butterfield, parfraseando a Macbeth:

                                              Un cuento
                                              contado por un idiota, lleno de ruido y de furia,
                                              que nada significa.

Probad y veréis.